EL SEXO Y LAS REDES SOCIALES


1 comentario

“Red Social”

229890_531480030199395_81472094_nInternet es actualmente la base tecnológica más importante que caracteriza a la era de la información, y por supuesto de las redes sociales (Guayazaman, 2004).
Como es sabido, en el último cuarto del siglo XX, coincidieron tres procesos fundamentales que han generado una nueva estructura social basada en las redes. De éste modo, las necesidades económicas de flexibilidad en la gestión, así como la globalización del capital, la producción y el comercio, sumados a las demandas de una sociedad en la que el valor de la libertad individual y la comunicación abierta, explican el auge del internet y de su mano el de las redes sociales (Guayazaman,2004).
Así también, el ser humano tiende naturalmente a buscar compañía de otros semejantes, lo cual constituye un tipo de apoyo social que se inicia desde el nacimiento y se manifiesta durante toda la vida. Desde la psicología social esta tendencia repercute en el grado de adaptación frente a entornos tensionantes, ya que las personas buscan apoyo mutuo cuando comparten situaciones similares de tensión, estableciendo de este modo un proceso de comparación y obteniendo así información acerca de circunstancias similares, lo que de manera importante disminuye la incertidumbre acerca de éstas (Madariaga, 2003).
Una de estas formas son las llamadas redes sociales, estructuras a través de las cuales se produce un intercambio continuo de ideas, servicios, objetos y formas de hacer (Madariaga, 2003).
En este sentido, el origen del concepto de red social parte en el contexto histórico desde la aparición del hombre sobre la tierra, y con él, el amor y la agresión hacia otros, que debió tratar de equilibrar para acceder a la vida en sociedad, creando canales de intercambio de información y posteriormente de bienes y servicios, naciendo así las primeras redes sociales encaminadas a la supervivencia (Madariaga, 2003).

La sociología entonces, ubica el origen del término “red social” hacia el final de la década de los cuarenta, siendo de gran influencia la postguerra, ya que este fenómeno implicó la reformulación de muchas líneas de pensamiento, incluida la estructura de funcionamiento de las organizaciones, donde la forma piramidal con un jefe único a la cabeza, es reemplazado por un sistema que reconoce la diversidad de las personas y a la vez logra articularlas, surgiendo así, las redes sociales, ya que con ellas se constituye una visión compartida partiendo de la interconexión para el intercambio horizontal de conceptos, experiencias y posibilidades (Madariaga,2003).
De igual manera, el término red social fue acuñado en 1954 por un antropólogo llamado John A. Barnes, definiendo dos elementos fundamentales: los contactos y los vínculos existentes entre ellos. Así, a mayor número de contactos mayor tamaño de la red y por tanto en apariencia menos aislamiento (Rissoan, 2011).
De esta manera, las redes sociales son entonces procesos dinámicos a través del tiempo y de las circunstancias sociales del momento, constituyendo un sistema abierto a través de un intercambio dinámico entre sus integrantes y las de otros grupos, que de este modo posibilita la optimización de los recursos que se poseen y que se enriquece con la multiplicación de las relaciones entre sus miembros, pero con pocas reglas formales, lo que implica nulas normas al momento de hacerlo, incluyendo faltas ortográficas y llegando incluso a las conjeturas rápidas e infundadas(Madarriaga,2003).
Así entonces, siendo la Web quien marca o define la interacción en internet, ya que genera la posibilidad de acceder a él incluso desde un teléfono celular y miles de usuarios pueden hacerlo a la vez, aparece el concepto de Red Social Virtual, hacia los años 90, entendida como un medio para consolidar, restablecer y crear relaciones con otras personas e interactuar entre sí mediante la mensajería virtual (Rissoan, 2011).
Por último, podría decirse que la evolución de las telecomunicaciones ha permitido el intercambio de información a todo nivel en forma de texto, imágenes, videos, etc. Así, todas las personas pueden expresar sus opiniones y sentirse implicadas, dada la rapidez de la interacción (Rissoan, 2011).


Deja un comentario

IMPACTO DE LAS REDES

CAHRPKMLCAE07Y3OCAZ6Q3XVCAIF0BJJCA2Q2OB9CAU9SIROCA6PHB9HCA9HA68WCADLC9FACAVUBGEJCALMZ3P5CAQYB3ELCAK66J5RCAQM3KAQCAS46LTRCA33H5LDCANM6GIKCAZB9ARBCAIJNJGFPara ningún individuo en el siglo XXI es desconocida ni ajenala existencia de las redes sociales, independiente de la etapa del desarrollo por la cual esté atravesando; ya que incluso antes de nacer, el registro ecográfico de su imagen circula por la red a través de la comunicación virtual con familiares y amigos, incluso apenas conocidos de los progenitores.
Pero es claro, que el impacto que dichas redes tienen en la vida de cada persona, independiente de su nivel socio económico, creencias religiosas, estructura familiar o formación académica, por citar sólo algunas características, aún es desconocido, no sólo para el sujeto sino también para el profesional en psicología.
Abordar el tema de las redes sociales como facilitadoras del contacto sexual entre adultos, a través del acercamiento al caso de un hombre de25 años, que accede a este tipo de encuentros a través de estas, utilizando como técnica de recolección de información la entrevista y la observación participante; implica reflexionar acerca de una de las muchas definiciones del concepto de red social, definida como aquel sistema que vincula sujetos que comparten situaciones similares de tensión, buscan establecer comparaciones entre estas y secundariamente apoyo a su problemática (Madarriaga, 2003).
He ahí la utilidad que reviste este estudio, que necesariamente lleva a cuestionarse qué está pasando en la vida de las personas y el establecimiento de lazos reales de afecto, frente a la proliferación de un remedo de vínculos, qué motiva a la gente a buscar como único fin,el acceso al contacto sexual sin trascender más allá, como se evidencia en el caso que se analizar.


Deja un comentario

RE DES

Africa01Cada día la sociedad contemporánea enfrascada en la optimización del tiempo productivo para hacer al individuo más competente, ha privado al hombre de su principal herramienta para establecer vínculos reales y duraderos, el contacto cara a cara. Antes saber del otro implicaba    interpretar todo su lenguaje preverbal, establecer si  su aspecto físico o su comportamiento eran  acordes  con su edad cronológica, reflexionar acerca de  sus pensamientos, incluso leerlo a través de su silencio.

Surge entonces en los años 40 en el período de la Posguerra, la solución tan demandada por esta sociedad: las redes sociales, aquellas que le ofrecen al sujeto la sensación de acompañamiento y evitan que se aparte de su objetivo de producción (Madarriaga, 2003). Sin embargo, lo que no se vislumbró entonces, ni aún ahora, fue su impacto sobre las relaciones personales, ya que ahora saber de alguien no trasciende de un perfil, donde se expresa sólo lo queresulte agradable de un ser humano a los ojos de un grupo determinado, sin dejar ver el verdadero individuo que hay tras un sin número de información, por lo general acomodada.


1 comentario

Móviles y adolescentes: sexting y gossiping vuelven a tener auge con WhatsApp o Snapchat

Originalmente publicado en EL SEXO Y LAS REDES SOCIALES:

  • 9933-620-282El acceso de los más jóvenes a la tecnología y a Internet se ha disparado en los últimos años.
  • Además del sexting, también ha crecido otra práctica peligrosa: el gossiping.
  • Ambas tienen riesgos tanto para el emisor como para los receptores de los mensajes.

Adolescentes y móviles, Internet… una combinación que puede resultar peligrosa si se juega con fuego y no se es prudente. Fruto de ello es el éxito de dos tendencias relacionadas con la telefonía móvil: el sexting y el gossiping. La primera hace referencia al envío de textos e imágenes de índole sexual a los contactos; la segunda, a foros de cotilleos y maledicencias sobre algunos compañeros de escuela. Ambas tienen riesgos tanto para el emisor como para los receptores de los mensajes, tal y como destacan desde Consumer.

 

A diferencia del gossiping, el sexting tiene más años de recorrido y está más…

Ver original 806 palabras más


2 comentarios

Móviles y adolescentes: sexting y gossiping vuelven a tener auge con WhatsApp o Snapchat

  • 9933-620-282El acceso de los más jóvenes a la tecnología y a Internet se ha disparado en los últimos años.
  • Además del sexting, también ha crecido otra práctica peligrosa: el gossiping.
  • Ambas tienen riesgos tanto para el emisor como para los receptores de los mensajes.

Adolescentes y móviles, Internet… una combinación que puede resultar peligrosa si se juega con fuego y no se es prudente. Fruto de ello es el éxito de dos tendencias relacionadas con la telefonía móvil: el sexting y el gossiping. La primera hace referencia al envío de textos e imágenes de índole sexual a los contactos; la segunda, a foros de cotilleos y maledicencias sobre algunos compañeros de escuela. Ambas tienen riesgos tanto para el emisor como para los receptores de los mensajes, tal y como destacan desde Consumer.

 

A diferencia del gossiping, el sexting tiene más años de recorrido y está más ligado al nacimiento de los mensajes de texto SMS en los teléfonos móviles. Las primeras referencias datan de 2005, cuando un periódico australiano se hizo eco del uso masivo por parte de los adolescentes estadounidenses, ingleses y australianos de los SMS para enviar referencias eróticas, cuando no pornográficas, que se usaban como preámbulo a encuentros sexuales.

Algunas estadísticas de la época citaban a un 20% de los adolescentes como partícipes de esta práctica, con edades comprendidas entre los 13 y los 16 años. Para muchos expertos en adolescentes, en esta etapa de la vida, la persona carece de madurez sexual y, por tanto, no es plenamente consciente de adónde le pueden llevar sus actos.

Los niveles de seguridad de WhatsApp no han podido evitar la intrusión de terceras personas malintencionadas en la plataformaTambién se preguntan estos expertos si es conveniente que un adolescente tenga un teléfono con Internet. Sin embargo, el acceso de los más jóvenes a la tecnología se ha disparado en los últimos años, además de extenderse por plataformas como Facebook, Tuenti, Orkut, etc. Y si bien en estas redes sociales, por control de sus administradores o por ser generalizadas (con lo que se pierde el efecto de “hacer cosas a escondidas”), el sexting se ha visto muy diluido, ahora retoma su auge con herramientas como WhatsApp o Snapchat.

WhatsApp, un coladero

En la primera, cuyo cuidado de la privacidad del usuario ha sido muchas veces cuestionado, los adolescentes intercambian muchos mensajes privados, algunos de ellos acompañados de imágenes y vídeos con carga sexual, con la confianza en la privacidad de las comunicaciones.

Sin embargo, los niveles de seguridad del servicio no han podido evitar la intrusión de terceras personas malintencionadas en la plataforma, para difundir de forma masiva mensajes privados. Así ocurrió con algunos alumnos de la Universidad de Deusto (Bilbao), que se comunicaron por WhatsApp aparentemente desde una red wifi pública: fueron espiados y sus mensajes privados, muchos de ellos de sexting, difundidos.

Snapchat y Facebook Poke

Tampoco se debe confiar en la buena voluntad de la persona que recibe el mensaje, si no se la conoce muy bien, ya que en ocasiones, y sin mediar tecnología alguna, el destinatario puede ser quien los difunda, algo del todo ilegal.

Para evitar que esto ocurra, apareció la aplicación Snapchat, pensada para enviar imágenes, pero con la premisa de limitar el tiempo que permanecerán en la memoria del móvil del destinatario. La idea es que de este modo se evitan difusiones indeseadas a terceros o intromisiones de hackers malintencionados.

Un servicio similar fue lanzado por Facebook, con un gran volumen de usuarios adolescentes, para ser utilizado desde el móvil: Facebook Poke. Tanto en Snapchat como en este último, el remitente manda una imagen al destinatario pero, antes, decide el tiempo que durará la imagen en el terminal de este.

El gossiping consiste en la creación de foros y salas de chat anónimas donde se comentan rumoresSin embargo, diversos medios tecnológicos han señalado que estas aplicaciones no están exentas de riesgos, pues el destinatario puede hacer una captura de su pantalla con la imagen y guardarla para luego compartirla con otras personas. De nuevo se debe tener en cuenta el desconocimiento de muchos adolescentes de las consecuencias de sus actos.

Por otro lado, este tipo de aplicaciones tampoco están libres de fallos de programación. A finales de diciembre se descubrió un error en la versión para iOS de Snapchat y Facebook Poke, que dejaba ver los vídeos enviados por los usuarios, pese a que había expirado el tiempo límite.

Informer y Gossip

El gossiping es otra tendencia en alza que puede resultar peligrosa para los adolescentes. Consiste en la creación de foros y salas de chat anónimas donde se comentan rumores.

Estos foros fueron un fenómeno en Cataluña el pasado otoño debido a Informer, que permite crear páginas en Facebook para pequeñas comunidades, como colegios y universidades.

Algunos estudiantes han creado sitios Informer locales en la red social que se les han ido de las manos, debido a la avalancha de rumores y maledicencias sobre otras personas del entorno cercano. Algunos de estos foros han alcanzado tal nivel de tensión, que sus creadores han sido agredidos en la calle y la Policía ha tenido que intervenir. Las denuncias por calumnias y acoso de alumnos y profesores se han contado por decenas y la Generalitat ha activado un plan de información en escuelas y colegios universitarios, para concienciar a los alumnos de la importancia del derecho al honor y la intimidad frente a la libertad de expresión que permite la tecnología.

Por su parte, Gossip es una aplicación española para iPhone de similares características, que permite el envío de rumores de móvil a móvil. Aunque no ha llegado a los niveles de Informer, ha creado también polémica.


Deja un comentario

Sexo virtual: Sexting

sexting-pic_1

Sexo virtual: Sexting

La nueva era viene acompañada de un montón de cosas que la globalización nos ha metido en el bolsillo, en el estómago, en la cabeza y en todos lados para que no se nos olviden y además para que las practiquemos casi a diario como si formaran parte de la naturalidad. En este empacado viene algo con un nombre rarísimo que apenas empieza a conocerse en Venezuela, el “sexting”.
 
Esto se refiere al envío de contenidos eróticos o pornográficos por medio de teléfonos móviles. Comenzó haciendo referencia al envío de mensajes de texto de naturaleza sexual, ya hasta el momento se toman en cuenta los mensajes de pin del sistema Blackberry, fotos por Whatssapp, etc. Todo el uso de las redes sociales.
 
Desde el año 2005 este tema ya es abordado en países como Australia y Nueva Zelanda, en Venezuela apenas es muy reciente con nombre pero en la práctica es famoso.
 
Algunos consideran esta práctica como algo inofensivo e incluso positiva para romper las barreras de la timidez, pero lo cierto es que, los teléfonos inteligentes en manos de pre-adolescentes y adolescentes, pueden convertirse en un arma letal para la estabilidad emocional de ellos y de su familia. Usualmente, cuando estos chicos se animan a tomarse fotos sugerentes, las consecuencias son indeseadas.
imgres


3 comentarios

Redes sociales aceleran el sexo

imgres

Así­ lo aseguró una encuesta donde los resultados demostraron que los  usuarios que buscan amor en las redes sociales terminan en encuentros sexuales de forma más rápida que de maneras tradicionales. La muestra, realizada en Estados Unidos, reveló una asombrosa cifra: un 80% de mujeres y un 58% de hombres aseveraron que las comunicaciones digitales aceleran el sexo entre las parejas que se conocen allí. Entre las herramientas más populares se encuentran los mensajes de texto y las redes sociales.

La revista Shape  encuesto a 1.200 nortamericanos con experiencias en la virtualidad. De ellos, cuatro de cinco mujeres aceptaron haber tenido encuentros sexuales antes de lo habitual debido a la intimidad que se habí­a creado en Internet. Además, la encuesta reveló que Internet es una buena herramienta para conocer más a sus potenciales parejas. Un 70% de las mujeres encuestadas, y un 63% de los hombres aceptaron haber buscado a su pareja por Google para  encontrar  información extra.

Después de iniciar la relación con una pareja estable, el 72% de las mujeres aceptaron revisar periódicamente el perfil en facebook de sus antiguas parejas, Y la penetración tecnológica parece no tener límites. Cuando se les preguntó a las personas si contestaban sus celulares o revisaban sus dispositivos en una noche de pasión, el 5% dijo que si recibía una llamada mientras tení­a sexo, miraba, e incluso el 1% respondía.

Pero el amor no sólo inicia en Internet. También termina. Un 43% de las mujeres aceptaron que alguna vez había recibido un mensaje donde terminaban una relación. Dos de cada diez hombres también aceptó recibir el mensaje. Y sin embargo, la pasión se acaba pero las redes sociales no. Ocho de cada diez mujeres confesó que no eliminaría a su ex pareja para seguirle el paso en Facebook, y 1 de cada 7 hombres aceptó visitar el perfil de su ex periódicamente.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.